Aventura,  Runner,  Trail

Barbudo trail Jumilla 2019 (32 KM Y PICO)

Seis de la mañana y suena el despertador, al que no dejo que dure mucho dando el toston. Me levanto rápido, ya tengo la mochila preparada, concentrado, con pocas palabras, pero muchos pensamientos, que vienen y van sin un juicio claro, intento desayunar y hacerme esa concentración mental de situación de carrera.

Los mapas mentales de mis neuronas espejo están a tope, creando situaciones de carrera que pudieran darse, por otro lado mi conciencia asimila y planifica decisiones a tomar si pasa esto o lo otro, no son más que palabras de ánimo, palabras de autocontrol, las que me vienen, ensimismado en estos pensamiento voy desayunando y controlando la hora de salida.

La noche ha pasado rápido pero he experimentado el descanso necesario para afrontar este reto de carrera. Lo sé porque el despertar me ha sorprendido, estaba dormido y eso es muy bueno. Descanso que noto en mi cuerpo y que me alienta para atacar física y mentalmente esta Barbudo Trail 2019.

Reunión técnica

Trazando estrategias.

Pude estar presente en la reunión técnica ofrecida por Juan Palao, director técnico de la carrera y fiel siervo de esta montaña, a la que se refiere en propiedad, “MI MONTAÑA”. La gran olvidada de la región de Murcia, que gracias a esta trail la ponen en la memoria de muchos amantes de la naturaleza. Con una descripción del perfil con auténticos detalles, se nota que la conoce como la Palma de su mano, fue describiendo este trail, los asistentes fuimos creado nuestras estrategias de carrera muy personales, no para ganar al compañero sino para afrontar la dureza sin piedad que supone meterse en esta montaña. Al término de la reunión una pequeña muestra de lo que alberga el parque regional de la sierra de Carche, para mentalizarnos del cuidado del entorno y de la riqueza de la fauna y flora que nos estarían observando desde sus refugios más recónditos.

Desde anoche tenia en mi mente una estrategia de carrera, con los datos psíco-físicos del año pasado, he tratado de correr a los mismo ritmos e ir experimentando en función del nivel de deshidratación muscular que fuera teniendo. Los primeros 7,5 km tienen un ascenso de casi 800 metros positivos , es la primera parte y la conozco muy bien, sabia que tenia fuerzas para ir más rápido, sabía donde tenía que correr o donde tenía que caminar. El control era total, tanto emocional como físico. En una hora y catorce minutos estaba en la cumbre, con muy buenas sensaciones y con ganas de apretarme. Los recuerdos del año pasado y los mapas mentales de esta mañana temprano han hecho su papel, pronto he tomado la decisión de frenarme y hacer una bajada hasta el km 13 lo más tranquila posible, pues estaba muy rota y aún no queriendo uno se acelera bajando.

La arista que dura se hace

En los pies de la arista, desde el km 13 hasta el km 15 un ascenso de casi 800 metros positivos. Este fue el punto que me mató el año pasado y este era el punto clave de esta carrera hoy, he comenzado a subir a las 10:23 h. caminando, paso seguro y constante, sin mirar arriba. Esta arista mata, me pasan todos los compañeros a los que bajando he dejado atrás, entre ellos dos jumillanos, comentamos la dureza de la misma y me animan, con una frase que me ha molado mucho, muy jumilla a!!!, “Bili saca el tractor y para arriba”, he terminado toda la arista pensando en la fuerza de un tracto!!!, y juro que esto me ha ayudado a no pensar lo mal que lo estaba pasando. Sin levantar la cabeza mucho escucho el cencerro de la mitad de la subida, no lo quiero ni mirar y pronto estoy hablando con amigos que me ofrecen agua y me animan a seguir para arriba, solo que la parte de arriba, cuatro zigzag en escalada y estoy en el borde de la Sima, casi arriba de estos dos km que nos hacen pasar de nuevo por el refugio de la mañana, la cumbre, ya llevo sobre unos 1600 metros positivos y 15 km, termino de subir y pasar el control del km vertical a las 11:28, las fuerzas están justas, y la sensación de calambre no la tengo, por lo que me alegra y me hace partir rumbo al tercer avituallamiento que se encuentra en el km 20,5 , un trazado duro en semibajada, con repechos y un suelo para dejarse la vista, donde colocar el pie para afrontar la zancada resulta una lotería de esguinces.

Con ritmo cómodo voy descendiendo hacia la vertiente norte del Carche, hasta el km 20,5 donde hay un avituallamiento y lugar de retorno hacia la cumbre de nuevo, otros 600 metros de desnivel positivo que marcan las piernas.

Partimos del avituallamiento, caminando todo lo rápido que se puede, los pies los llevo doloridos de la bajada y empiezo a sentir que no apoyo bien el pie izquierdo, ya voy adaptándome físicamente al esfuerzo para mantener un ritmo constante aún caminado, no se puede correr o al menos yo no. Este tramo hasta el 25 donde hay otro avituallamiento es duro, pasa lento, muy lento, gracias fue hay buen clima, es la umbría de la sierra y por momentos sientes la humedad fría que te recuerda que si paras eres presa del frío, entre bosque y senderos mojados estrechos y esponjosos voy consiguiendo hacer kms sin darme cuenta del esfuerzo.

Km 25, reponemos agua, pico algo muy ligero y continuo ascendiendo, esta parte es la más dura, con una pendiente importante, con tramos de roca que forman escaleras, llenas de raíces y con gran esfuerzo consigo trepar hasta el cencerro que nuevamente me recuerda que he llegado casi a la cumbre, que la dejamos a unos 2 km a la izquierda para emprender desde el km 27,5 hasta la meta que se encuentra en el 32,3.

Un falso llano y descendemos rápidamente por senderos estrechos y algunas zonas técnicas hasta la meta, este tramo ya no es problema para las piernas el hecho de estar tan cerca hace que todo fluya bien, con el deseo de acabar cuanto antes y por fin descansar .

Dicho y hecho, a lo lejos escucho la música de meta y me emociona pues ya siento el final, hago un repaso rápido de la carrera y me alegra no haber sentido ni un solo calambre en las piernas, haber podido disfrutar de esta carrera, sufriendo por supuesto, pero disfrutando al máximo de este embrujo.

Gran despliegue de personal

Treinta y dos km dan para muchos puntos de control y cruces que apostillar para que nadie se pierda, un gran despliegue de personas voluntarias que escondidas o refugiadas saltaban en ánimos y jauría al escuchar los pasos de los corredores que se acercaba. Gracias a todos ellos hemos podido sobreponernos a más de un momento de declive emocional. Gracias por estar ahí!!!.

Al final 5:31:40 es el tiempo que he invertido en esta carrera, un tiempo que sin dudarlo puedo mejorar…., claro esta sacrificaría otras cosas y la verdad no me apetece!!!!

A seguir disfrutado de lo que hago. Próximas competiciones las marchas BTT!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: