Aventura,  Trail

La barbudo trail, una carrera fija en mi calendario

De vuelta al Carche, nunca es igual, siempre te espera algo nuevo, algo que no puedes controlar o esperar

La barbudo trail es posible que se haya convertido en una carrera en la que no es imprescindible estar bien físicamente para ir a disfrutarla, después de la temporada que los triatletas hacemos  llenas de entrenos, viajes y competiciones, a uno lo que le apetece en las fechas en las que se celebra esta carrera es descansar o al menos  no competir con exigencias. Y aquí es donde se encuentra el embrujo que tiene esta prueba que a pesar de todo estamos inscritos porque nos gusta la carrera y sea como sea, ahí vamos a estar.

La mañana del domingo se presentaba fría, nos preocupaba mas esta condición climática que la ruta por montaña que íbamos a disputar con sus 850 metros de desnivel, desde el kilómetro 1 hasta el 7.5 eran de subida, la mayoría por sendas en las que solo se podía correr en algunos tramos muy escasos. Conocedor de la zona sabia en que tramo me encontraba y podía ir haciéndome a la idea de lo que faltaba por subir y cuando llegaría algún tramo donde aliviar el dolor de piernas, en cuádriceps y gemelos sobretodo. En un hora y poco alcanzamos la cumbre, el pico de la madama, donde un avituallamiento bastante completo de azucares nos esperaba para degustar, lástima que estamos en una carrera y vamos pendientes del crono, de no ser así, me hubiera parado en el avituallamiento  y hubiera disfrutado un rato largo. Con algo más de una hora iniciaba la bajada, la conocía bastante, sabía que iba a ser dura, que mis pies y rodillas se resentirían y también mis uñas. Bajada muy rápida en la que tarde unos 30’, con cierta precaución en algunos tramos, con mucha piedra de punta y reguerones algo complicados por su paso.

Aunque sé que el tiempo no era importante, siempre se corre para mejorar, sabiendo que no estas entrenado para esta competición, es necesario salir a mejorar la referencia que te marcas de algún conocido o bien tu propia marca, yo este año, quería mejorar la marca del año anterior, que la había dejado en una 1h 41’, y tengo que confesar que no lo mejore, que hice 3’ más que al años pasado. Después de la carrera, piensas como ha ido y comparas lo vivido en anteriores ediciones y puede saber que estaba complicado haber mejorado el crono, pues toda la subida de este año me había costado más, había caminado en zonas que el año anterior corría y las sensaciones de mis piernas no eran las mismas. 3’ no son nada en este tipo de carrera por montaña y de ahí que me dé por contento, como digo no entrenamos para esto y aquí además de estar fuerte hay que tener un poquito de técnica.

Ya tenemos reto para el siguiente año, y la motivación necesaria para llegar en condiciones de mejorar estos tiempos.

En cuanto a la organización, cada año mantienen y suben con ciertos detalles ese listón que marcaron el primer año, eso quiere decir que trabajan a conciencia y les gusta lo que hace, desde mi pequeño rincón, quiero felicitarles pues no  es facial hacer lo que hacen y menos tres años después, donde el cansancio es palpable y el desgaste de  terceros esta patente,  animo a esta organización a que siga realizando este sueño, pues su sueños es el reto de muchos deportista amantes de la montaña.

A %d blogueros les gusta esto: