Duatlon

Duatlón de Caravaca 2020

Esta competición se presenta en mi calendario como una prueba de entrenamiento de transiciones, una prueba donde poder sacar carbonilla de cara al objetivo principal que será el Media Distancia de Peñíscola. Con apenas entrenamientos, estas competiciones son ideales para ir cogiendo ritmo de competición y ver como estamos de receptivos a los esfuerzos intensos.

Aunque me he encontrado bien en los tres segmentos que asociados al duatlón, ha sido en el primero donde mejor me he encontrado, a pesar de que la gente en este primer arranque sale que se la pela y esto hace que los momentos iniciales sean más que axfisiantes.

Tras el pistoletazo de salida, y después de unos minutos antes de completar la primera vuelta de las dos que constaba este primer segmento, he podido encontrar un ritmo bueno para mis condiciones, encontrándome cómodo dentro del ritmo exigente que he marcado a 4.20 el km., y con esas sensaciones de tener algo más para disputar el resto de competición.

Comenzaba el segmento ciclista, con dos vueltas a un circuito conocido, con un subida progresiva, no muy dura, pero que te desgasta, pues es de la típica que nos sabes si ir a plato o regular con más frecuencia de pedaleo. Después de completar la subida conseguimos hacer un grupo de 3 o 4 ciclistas y esto me ayuda a ir algo más rápido y poder tener esas ventanas de descanso para ir regulando el esfuerzo, siempre pensando en llegar a la T2 con las piernas más o menos frescas para encarar la carrera a pie final. Con una media de 31 y algo completamos las dos vueltas de ciclismo, la última con mejor rendimiento, apretando y dejando atrás a parte del grupo que llevaba, llegando a la transición solo con suficiente espacio para hacer todo con más tranquilidad y comenzar la carrera a pie con ritmo progresivo e ir a más en los pocos más de 3 km de que disponía la vuelta del tercer segmento.

El entreno de calidad de transiciones llegaba a su último segmento y tras una bici buena, había que poner a prueba las fuerzas en el tramo final de este duatlón. Ni de cerca estaba con la mitad de la participación de esta competición, pues la gente anda bastante bien para estas altura de la temporada, pero yo estaba contento, pues la sensaciones al bajar a correr han sido buenas y eso me ha permitido ir a un ritmo por debajo de 4.30 km.

El duatlón de caravaca es de una distancia entre sprint y largo, te permite poner en conocimiento el estado de forma y de chispa que tienes para ir ajustando entrenos, motivación y compromiso de cara a un objetivo más exigente que está por venir.