Trail

Trail de Aigües

Recuerdo que nos levantamos en casa de Karin, ella se marchaba a cuidar a niños, nunca se con que niños esta, a pesar de que me lo dice, no es un dato importante para mi, al fin y al cabo ella no esta conmigo, quedamos en vernos en la carrera, pues subiría con los chiquillos a vernos terminar la competición.
Desayuno con Javi y con Krisz, nos preparamos las cosas para la carrera y salgamos desde casa hacia Aigües. Aigües es una pequeña población de alicante, situada en la primeras montañas desde donde visualizas las aguas del Mediterraneo, vistas muy bonitas, rodeados de vegetación y monte, en este entorno llevaríamos a caro la trail que fuimos a correr, una carrera perteneciente al circuito de montañas alicantinas que el señor Kiko de 15 Cumbres se encarga de organizar, para el deleite de unos cuantos locos como un servidor. Apasionados de estos lugares, sendas y caminos singulares que te hacen olvidarte de todo, bajarte a la mas simple realidad, observando lo pequeño que puedes llegar a ser cuando intentas ser parte de entorno.
Recién llegados de Londres, donde los éntrenos que hicimos fueron todos de carrera, no me encontraba mal del todo, no había preparado ni mucho menos esta carrera, al tratarse de un trail esta y no siendo el tipo de carrera para lo que entrenamos con cierta continuidad, decidí hacerla para coger algo de fuerza, fondo, Tecnica, sobre todo por no estar quieto y tumbado en el sofá, que este pasa factura enseguida.
Aigues es un lugar  especial, algo trasmite este grupo de casas, en este entorno de montaña, una pequeña plaza hizo de centro neurálgico de la prueba, zona de salida y meta en el mismo lugar, secretaría y tras finalizar la competición conversión de la misma zona en lugar de avituallamiento, todo en apenas 50 metros cuadrados, como en familia, digo en familia pues apenas habrían unos 150 corredores, los cuales todos se conocían.
Desde esta plaza salimos monte arriba, un primer tramo de caminos improvisados  adosados a las casas situadas en las faldas de la montaña, todo para arriba hasta coger pistas y senderos, algunos de los cuales hubo que hacerlos andando, pues la pendiente así lo exigía, más o menos hasta el kilómetro el km 5 sería toda la subida continuada, tras este paso comenzaríamos unas bajadas tecnicas muy rápidas, aquí disfrute como un enano, arriesgando si cabe más de los normal en mi,  dos o tres kilometros de bajadas, serpenteantes pistas con alguna subida progresiva que nos llevaría de nuevo a los  improvisados cominos ya de vuelta a la zona de salida y meta para poder completar la distancia de 10k de trail de los que costa esta carrera.
Tras cruzar la linea de meta y recuperar el aliento, volvemos a la calma, ducha y a disfrutar el resto del domingo con cierta tranquilidad, contento por haber disputado y sobre todo por conocer este rinconcito de Aigües.
A %d blogueros les gusta esto: